13 feb. 2012

de boliche en boliche...

Estoy atravesando una situación muy rara, muy nueva.
Mis amigas me estuvieron forzando para que empiece a divertirme.
Yo me divierto en casa con las chicas, mirar pelis, brindar, estamos imponiendo una movida de "Sidra para todos, todo el año", y a toda hora también. No es muy sano, pero zafa. Como fui la 1era del grupo que se fue a vivir sola, hace más de 5 años, mi casa quedó siempre como lugar de reunión. Pero aparentemente cuando ellas me decían que debía "divertirme", no se referían a que me quede copeteada en mi sillón, sino a que me relacione con el mundo exterior.

Eso derivó en que terminé yendo a bailar. Con un grupo de gente que no soy tan habitué. Si, yo en un boliche. Me sentí como en esas películas que el protagonista treintañero/cuarentón mágicamente vuelve a ser adolescente! Hace demasiados años que yo no iba a bailar. En mis años mozos recuerdo que iba muchísimo. A matinee y noche seguidos, jueves, viernes y sábados, también a maratones las vísperas de feriados. Salíamos a full, me bailaba todo. Pero pasaron los años e inevitablemente la vida me llevó para otros lados. La última vez que te bailé toda una noche fue en un casamiento.

Llegué al boliche, y como era tarde había que hacer fila. Yo nunca en mi historia había hecho fila para entrar a bailar. Pero no me quedaba otra, porque para ir a hacerle "porfi" con el escote a un patovica no me da más el cuero (ni el cuerpo); se me hubiesen cagado de risa los patovas, los públicas, los dueños, y creo que hasta los de prefectura que estaban ahí parados. Al estar taaaaaan "out" de la movida nocturna, tampoco podía sacar el celu, llamar a un conocido, decir "estoy en la puerta" y entrar como una diosa. Lo hemos hecho, pero pasaron muchos años, ya no conozco a nadie. Los flaquitos de la puerta tenían todos un look mezcla de TeenAngels con Justn Bieber.

Una vez que entramos, empezó lo peor, la vida me pasó por encima, y minuto a minuto se encargó de demostrarme lo vieja que estoy.
Qué pendejas eran todas las minas! Y qué putas se visten!! no me voy a hacer la Madre Teresa, porque yo solía salir demasiaaaaado ligera de ropa, pero ya no así! Lo primero que pensé al verlas fue "si fuese mi hija, la mato". Eso ya delata una edad, una gran distancia. Todas vestidas de putas, maquilladas a lo Krusty, y sacándose fotos con los celulares, sonriendo, posando, y chocando lenguas con quien fuere.
Sin haberme indignado del todo, me siguieron cayendo fichas. No conocía 1 tema de moda. Empezaban las canciones, la gente se miraba, sonreían, gritaban, y lo bailaban cantándolo. Yo cero. Salvo cuando pusieron Wachiturros porque los re vi en todos los programas de tele, o algunos "oldies". Hubo un par de cumbias reversionadas de cuando yo iba a bailar. Y al final puiseron 2 temas de Rodrigo, sonreí y me acordé allá en el 2000 cuando lo bailábamos a full con las chicas!! pero las nenas de al rededor no se sabían la letra, en serio!!
Capítulo aparte fue el comportamiento masculino. No había tantos pendejitos pendejitos. Ponele que iban de 25 a 35 años, y los últimos eran mayoría. Por más que tengamos edades cercanas, cambió mucho mucho el tema del levante. Ya sé, no se dice más "levante", no? Ok, el chamuyo.
Un muchacho me ofrece traer un trago loco, nuevo, con lima y no se que otra garcha; le pedí mejor un Fernet, se me quedó mirando raro y respondió "pero sos mujer". Al mirar al rededor me di cuenta que todas las chicas tenían tragos coloridos, o cerveza, o speed. Pero ningún vaso poseía líquido negro/amarronado.
Cansada en un momento me apoyé en la barra, afuera, tenía calor y ya unas ganas importantes de irme. Se me acercó otro muchacho y me dijo: "te veo sola acá, estas aburrida? o perdiste a tus amigas? o se engancharon todas con alguien y vos quedaste acá de jueves? cualquiera que estés solita, tranqui que yo me puedo quedar con vos, querés bailar? o preferís que mejor nos vayamos a sentar a un lugar más tranquilo". Dijo todo eso sin respirar. Sin repetir y sin soplar.
En otro momento, pasó un señor, más madurito que el resto, con un perfume increíble, y una camisa muy linda; puso su mano en mi cintura, y cuando me di vuelta me dijo "sos la mina más hermosa que vi en mi vida". Me sonreí. Saqué su mano de mi cintura, le dije que estaba mi novio por ahí y se fue. Mentira, yo estaba sola. Pero me lo quedé mirando. Me puse colorada. Y lo veo alejarse, a los 5 pasos, le pone la mano en la cintura a una pendejita de unos 18 años, con una pollerita celeste que no le cubría ni la tanga naranja que todos le miraban, y le dice "sos la mina más hermosa que vi en mi vida". La pendeja ebria lo fletó, al grito de "correte, sos re viejo". El señor se alejó avergonzado, y 3 pasos después agarró de la cintura a una rubia teñida, que tenía un vestidito color salmón, y su cadera me quintuplicaba el ancho; y le dijo "sos la mina más hermosa que vi en mi vida". Ahí dejé de sentirme especial.
En un sillón al lado de donde yo estaba, se sentaron 3 pibes a conversar entre ellos, uno le preguntaba al otro si le habpia dado o no a la minita aquella, y el otro respondió "ni en pedo! tiene como 30 años!!". Léase: las de 30 son viejas.
Otro flaco me habló cordialmente un buen rato, me hizo reír, hasta que en un momento me agarró las 2 manos y me dijo "sabés? sos re besable". Si, me dijo "besable". ¿Qué significa eso? Por supuesto no lo besé, por más besable que soy, él no lo era.

Cuando me acerqué al grupo con el que había ido, y pregunto si ya daba para que nos vayamos, me respondieron "en media hora más, ésto ya se termina". ¿Hay que quedarse hasta el final? ¿Nosotros cerramos? ¿Tenemos que barrer también?
Así que con luz de día, llegué a casa. Desayuné papas fritas, y me acosté. Con el horario dado vuelta, pensando en que me iba a cagar todo el domingo durmiendo.

Después de una noche rodeada de "pajeritos",
me estaba costando dormir por el canto de los "pajaritos".

Tacho definitivamente los boliches de la lista de posibles formas de diversión.-