23 mar. 2011

* Fiesta de 15 *

Un día como hoy, pero 15 años atrás... cambió todo para siempre...

Mis hermanos me dicen que soy una enferma por acordarme todas estas fechas. Mis amigas aprovechan de mi memoria para estas estupideces, y me llaman a mi para preguntarme cuándo es su aniversario con sus parejas, o el cumple de sus madres.

La cuestión, es que el sábado 23 de marzo de 1996, papá se fue de casa para siempre. Ellos marcaban tendencia, porque el divorcio no estaba tan de moda como hoy.

No es un espacio para ahondar en detalles, ni para salpicar miserias familiares. Pero me acuerdo algunos detalles como si fueran hoy.

Me acuerdo patente ese día de diciembre del 95 que volvimos a casa, y mamá y papá me dijeron que se iban a separar. Las cosas estaban raras en casa desde octubre, pero nunca pensamos que terminarían así. Y entre llantos y desconcierto, tiraron esas frases ridículas del tipo "aunque nosotros no estemos más juntos, vos vas a seguir teniendo una mamá y un papá", "no viviremos bajo el mismo techo pero vamos a seguir siendo una familia"...

En vez de dar un portazo, o ser de un día para el otro, en mi casa la separación duró todo el verano. Fue el verano más extraño de todos. Casualmente el mismo verano en el que yo estaba dando el curso de ingreso al Pellegrini. Casualmente mi primer verano de ser "señorita".

Enero caluroso y denso.
Febrero de estudiar, cursar, y dar exámenes.
Después mi cumpleaños, raro, bizarro, incómodo.
Y marzo de definiciones.

Entré al Pelle.
Primer día de clases, fue un viernes donde te paseaban por el colegio, había una bienvenida en el salón de actos. Creo que los 300 alumnos estaban con sus padres, la mayoría, con los dos. Yo en cambio estaba sola. Me tocó turno vespertino, así que volví a casa tipo 23hs, y al abrir la puerta me encontré con una pila de bolsos, valijas y canastos.
Quería decir que el día había llegado.
Ese viernes no le conté a nadie de mi 1er día de 1er año. A dormir sin cenar.

El sábado a la mañana, 23 de marzo del 96, papá se fue de casa.
Fletes, auto cargado, algunos hermanos ayudando, otros hermanos ignorando.
Yo no sabía si tenía que quedarme en mi casa de siempre con mamá, o si tenía que irme a la nueva casa a donde se iría papá. Igual no tuve opción. No era mía esa decisión.

Me acuerdo caras, minutos, abrazos, estantes, cajas, cosas, ruidos.
Me acuerdo determinados detalles como si hubiesen sucedido hace 3 minutos en vez de 15 años.

Hoy ya es normal. Ya está mas que trillado el tema de ser hijo de padres divorciados, raros son los que tienen padres juntos. No siento tener secuelas heavies, ni que no lo haya superado. ¿Acordarme muchos detalles significa que no lo superé? ¿Qué tengo que superar? Cada uno hoy tiene su vida, sus casas, sus parejas. Cada uno vive en distintas casas, mis hermanos con sus esposas y mis sobrinos, mis padres c/u con su vida, yo me fui a vivir sola hará 5 años...

Y hoy me doy cuenta que... "a pesar de que vivamos en casas separadas, seguimos siendo una familia".

Lejos de los Ingalls o los Campanelli,
pero tampoco como los Simpsons o los Bundy.

Como me dijo alguien hace poco "es lo que hay, tómalo o déjalo".


21 mar. 2011

Dime de qué alardeas...

Hace unos días leí una noticia sobre la cual quería escribir.
Pero me ganó la fiaca, y ahora gracias al blog de la Gorda, volvió a mi mente otra vez.

SE DIVORCIO ALESSANDRA RAMPOLLA !!

Qué ironía!! Odio la gente que habla con frases hechas, dichos, moralejas, etc... pero en este caso, sorry, se aplica! "Dime de qué alardeas y te diré de que careces" o sino que "está tomando de su propia medicina" ¿era así?

Tantos años esta mina me dió cátedra, y... ¿ahora?
... no le queda otra que tocarse! va terminar solita en Pehuajó!
Dió cursos y convenciones sobre "Cómo hacer feliz a tu pareja en la cama" y... ¿qué pachó Alessandra?
Ojo! no disfruto el dolor ajeno, menos por una ruptura/separación...
Aunque esta vez si lo amerita!!
Resultó ser una maestra ciruela berreta, si vos me venís a hablar a mi de qué y cómo tengo que desempeñarme en la cama para que la pareja perdure y se conecte... Hoy, tu divorcio, tiró todo tu trabajo por la borda.
Desacreditada al 100%.
Si tu último libro se llamó "Sexo ¿y ahora qué hago?". Acá te sugiero posibles títulos para los próximos libros que escribas:
- "Sexo ¿y ahora con quién lo hago?
- "Consejos para no creertela después de un by-pass gástrico, y que tu marido no te deje porque extraña a esa gordita agradecida que solías ser"
- "No tendré marido, pero tengo un pepino"

Ah! y con esa cachufleta de peluche que usabas en la tele, ahora podés irte a buscar laburo como un nuevo personaje de los muppets!

Solía tener un programa en Cosmo TV, donde nos decía cómo hacer para mantener el fuego encendido en la pareja. Ahora capaz que le den un programa en el Gourmet y seguirá hablando de cómo mantener el fuego encendido, pero para hacer un asado!!

Así que, mis queridas chichipías, de ahora en más no hay que ponerse mal si a veces te sentís una aparata, si no sabés donde encontrar el punto G masculino, si no conseguís la mejor lubricación, o si simplemente hacés lo que podés, como podés, o mismo si a veces no querés...
Total nosotras, al menos tenemos con quién quedar como unas monguis en la cama. Alessandra ya no.

Se hizo justicia!!!




10 mar. 2011

Esa maldita costilla

De la manera más estúpida, aparentemente me fisuré una costilla.
En realidad mañana me voy a enterar posta posta si es que no está fracturada.

Todavía no puedo creer mi grado de torpeza.
Todavía no puedo creer mis ataques de locura.
Todavía no puedo creer, que a esta altura de mi vida no sepa manejar ciertas situaciones.
Ataques de nervios, de llantos, brotes de locura... esa no soy yo.
Y si soy yo... esa no quiero ser yo...
((me siento Nazarena Velez diciendo tantas veces "yo"))

Así que acá estoy, postrada, 100% horizontal, reposo absoluto, y papeada a full.
Frula para el dolor, que es reeee fuerte (cuando me muevo, cuando quiero dormir, cuando como, cuando estornudo, cuando respiro, y hasta cuando no respiro!). Frula para tranquilizarme y estabilizarme emocionalmente. Frula para que se me abra el apetito (odio la palabra "apetito") porque sin darme cuenta parece que bajé 8 kilos. Y vitaminas para no desaparecer...

Quería ser graciosa, quería reírme de mi "desgracia",
pero si me río me duele más.
Y además, hace rato que vengo sin ganas de reírme...